Vitaminas y oligoelementos

Dentro de los micronutrientes se encuentran las vitaminas, que son un grupo heterogéneo de compuestos orgánicos imprescindibles para desarrollar y mantener funciones metabólicas. Consideramos vitaminas a aquellas sustancias que cumplen las siguientes características: 

  • Están presentes de forma natural en los alimentos.
  • Son acalóricas
  • Se sintetizan por el organismo, pero de forma insuficiente.
  • Son esenciales para el mantenimiento de funciones metabólicas básicas.
  • Causante de enfermedades carenciales específicas cuando hay una ingesta insuficiente.
  • Hoy en día es muy poco frecuente ver una situación de déficit de vitaminas, siendo más prevalente en personas que presentan una patología malabsortiva de base.

Podemos clasificar a las vitaminas en hidrosolubles o liposolubes, dependiendo de si son solubles en agua o en solventes orgánicos. 

¿Qué son las vitaminas hidrosolubles?

Las vitaminas hidrosolubles se absorben en el intestino delgado, y tras circular por el sistema portal, bien libres (vitamina C), ligadas a proteínas (biotina, ácido fólico, vitamina B12) o en el interior de los glóbulos rojos (vitamina B1, B2, B3, B5 y B6) se eliminan en su mayoría por la orina, salvo en ácido fólico y la vitamina B12 que se eliminan por las heces. Dada la facilidad que tienen este grupo de vitaminas para eliminarse a través de la orina es muy complicado encontrar casos donde se llegue a alcanzar niveles tóxicos. Por ello, se hablará de las enfermedades desencadenadas por su déficit.

¿Qué son las vitaminas liposolubles?

Son aquellas que se absorben en los enterocitos, pasando posteriormente al sistema linfático en forma de quilomicrones. Son transportadas unidas a proteínas o lipoproteínas hasta alcanzar el hígado, el tejido adiposo o el músculo, que es donde se almacenan. Su eliminación se realiza tanto por las heces como por la bilis. En comparación con las vitaminas hidrosolubles y dada la diferencia en su eliminación, en este grupo de compuestos sí que podemos ver una patología asociada tanto al déficit como al exceso de las mismas. Si existe una adecuada diversificación de la dieta durante la infancia y adolescencia no será necesario administrar suplementos vitamínicos, salvo en la vitamina D, que se administra un aporte diario durante los primeros doce meses de vida para asegurar una cantidad adecuada y evitar déficits.

OLIGOELEMENTOS

Los oligoelementos (hierro, yodo, zinc, cobre… ) también forman parte de los micronutrientes. Son esenciales para el crecimiento y el desarrollo del organismo, pero se encuentran en cantidades insignificantes por lo que será necesario un adecuado aporte a partir de la dieta para evitar carencias y las enfermedades que se asocian a su déficit.