Según la OMS, la lactancia materna (LM) debe de ser exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del recién nacido. Es a los 6 meses (aproximado, depende de cada bebé) cuando se debe comenzar con la introducción de alimentos (seguros y adecuados para cada edad) mientras se mantiene la LM hasta por lo menos los 2 años.

El desarrollo de la capacidad de secretar leche se conoce como lactogénesis, que consiste en dos fases: 

  • Lactogénesis 1: aparece en la segunda mitad del embarazo. Se pueden secretar pequeñas cantidades de leche a partir de la semana 16. Está mediada por los altos niveles de progesterona, que inhiben la diferenciación. 
  • Lactogénesis 2 o activación de la secreción: aparece generalmente 2-3 días después del parto y se producen cantidades abundantes de leche a causa de la caída de los niveles de progesterona. El mantenimiento de la lactancia está mediado por la prolactina y la oxitocina (hormonas de la lactancia), producidas por la hipófisis como un reflejo neuroendocrino.

La leche materna se compone de células, enzimas, hormonas, citokinas, inmunoglobulinas e incluso material genético. Estos componentes le proporcionan al bebé propiedades antioxidantes, nutricionales, antiinfecciosas y antiinflamatorias. Los macronutrientes principales de la LM son HC como la lactosa, grasas de calidad y proteínas como las proteínas de suero y caseína. También contiene vitaminas, minerales y oligoelementos que cubren las necesidades diarias para el bebé.

No obstante, la composición de la leche materna varía en cada madre, en cada toma, en cada fase de la lactancia (los primeros días se denomina calostro) e incluso en la fase inicial y final de cada toma. También depende del momento del día en que se da la toma.

Durante la LM (en recién nacidos sanos) no se aconseja la introducción de ningún otro líquido. Esto podría interferir en la lactancia y puede afectar al volumen de la leche por retrasar la frecuencia de vaciamiento. En el caso de necesitar otros líquidos y querer seguir con la LM la madre deberá usar extractores de leche para evitar la pérdida de producción. 

Es muy importante valorar y comprobar si se está llevando a cabo de manera adecuada, siempre para evitar el abandono temprano de la lactancia materna. El abandono es muy frecuente debido a los mitos sobre LM que existen. Es por esto que es conveniente acudir a profesionales cuando existen dudas. 

Belén Ortuño