El desayuno ha sido la ingesta del día donde más se ha incidido desde muchos ámbitos estos último años. Es habitual escuchar frases como “el desayuno es la comida más importante del día”, “no salgas de casa sin desayunar” o “empieza el día con un buen desayuno”.

Prácticamente no hay ninguna estrategia dietética para perder peso que no haga especial hincapié en la recomendación de desayunar en condiciones. Sus defensores afirman que esta costumbre ayuda a regular el apetito, a poner en marcha el metabolismo y a evitar comer compulsivamente en comidas posteriores.

El desayuno es simplemente el punto de partida de nuestra vida diaria, por lo que una buena elección de ingredientes hará que podamos sacar un uso beneficioso de él.  Por este motivo, si la elección de estos alimentos se basa en productos ultraprocesados, bollería industrial o elevadas cantidades de azúcares al final encontraremos en él un factor más perjudicial que positivo en nuestra salud.

No hay ningún dato que diga que puede ser la comida más importante del día y variará dependiendo de la cultura gastronómica de cada país, encontrando diferencias entre los grupos alimenticios y la cantidad que incluímos.

Sí debemos considerar que es una OPORTUNIDAD PARA COMPARTIR UN MOMENTO EN FAMILIA Y DAR EJEMPLO A LOS MÁS PEQUEÑOS, constituyendo en este caso uno de los pocos momentos en los que fomentar elecciones de alimentos saludables y promoviendo hábitos que perduren en el tiempo.

Si nos preguntamos cuál es realmente el “desayuno saludable”, no existe una combinación ideal para el desayuno y su proceso de elección debería ser igual que durante la comida o la cena y, aunque es cierto que nuestros niveles hormonales presentan mayor tolerancia a la glucosa por la mañana gracias a nuestros ritmos circadianos, no debemos por ello aumentar la ingesta de azúcar sin límites en nuestro desayuno y sí optar por opciones más saludables.

Por lo tanto ,que el desayuno sea la comida más importante del día y podamos sacar un beneficio de ello depende exclusivamente de nosotros.

Opte por introducir cereales de grano entero sin una alta cantidad de azúcares y escoja un pan verdaderamente integral, aumente la ingesta de zumos y batidos caseros, yogures naturales y piezas de fruta de temporada y habrá conseguido un óptimo punto de partida del día, que junto a una buena elección de alimentos durante el resto de comidas se traducirá en un impacto positivo en su salud.

Al final es clave adaptar nutricionalmente cada momento del día a los objetivos y requerimientos de cada uno personalizando el tipo de alimentación con el fin de alcanzarlos de manera saludable tal y como hacemos los profesionales de Cardiosalus y Cardiosalus Sport.

 

Manuel Arenas García.

 Farmacéutico. Dietista-Nutricionista. Nutricionista Deportivo en Cardiosalus Sport.